22 de junio de 2024

Una tormenta de granizo destrozó el frente de un avión con 173 pasajeros cuando estaba por aterrizar

Jun10,2024

Un avión de la aerolínea Austrian Airlines resultó gravemente dañado el domingo y tuvo que emitir un maydaytras chocar contra una “célula de tormenta” de granizo durante un vuelo entre la isla española de Palma de Mallorca y Viena, informó este lunes la compañía austríaca.

El avión, un Airbus SE A320, estaba a punto de aterrizar en la capital austríaca cuando cuando se topó con la tormenta.

El fenómeno fue de tal violencia que destrozó el morro de la aeronave, dobló la parte superior de la cabina y agrietó los cristales del parabrisas. Eso dificultó la visibilidad de los pilotos, que tuvieron que emitir un mayday para alertar de una emergencia a bordo mientras realizaban la maniobra de descenso.

Según el testimonio de una pasajera, el avión tardó unos dos minutos o menos en atravesar la tormenta de granizo.

Afortunadamente, el avión con 173 pasajeros y seis tripulantes a bordo aterrizó a salvo en el aeropuerto de Viena-Schwechat. Ninguno de los pasajeros resultó herido, según Austrian Airlines.

“El avión quedó atrapado en una tormenta durante su aproximación a Viena, que según la tripulación de cabina no era visible en el radar meteorológico”, informó Austrian Airlines, citada por CNN y ABC News. “Según la información actual, las dos ventanas delanteras de la cabina del avión, el morro del avión, el radar meteorológico y algunos paneles resultaron dañados por el granizo”.

La compañía agregó que el avión, un modelo de 23 años de antigüedad, estaba siendo revisando para realizar una evaluación de daños específicos.

En las redes sociales circularon fotos tomadas en el aeropuerto que mostraron la cubierta aerodinámica que cubre la nariz del avión en su mayor parte desmontada, dejando la subestructura del avión expuesta, y el resto del fuselaje lleno de abolladuras donde habían impactado los granizos. Los cristales directamente delante de los pilotos también quedaron severamente agrietado, aunque el parabrisas pudo resistir y quedó intacto.

“Sentíamos el granizo cayendo sobre el avión”

Emmeley Oakley, una pasajera del vuelo, dio un testimonio de lo ocurrido al medio estadounidense ABC News.

“Creo que estábamos a unos 20 minutos de aterrizar cuando nos encontramos con una nube de granizo y una tormenta eléctrica, y empezaron las turbulencias”, dijo.

Oakley dijo que, dentro de la cabina, podían oír el granizo mientras golpeaba el avión.

“Definitivamente pudimos sentir el granizo cayendo sobre el avión y fue bastante ruidoso y, por supuesto, muy rocoso durante un minuto”, escribió Oakley.

Oakley calculó que el avión tardó unos dos minutos o menos en atravesar la tormenta de granizo, que hizo que “teléfonos y tazas” volaran alrededor del avión.

Algunas personas gritaron, dijo Oakley, y los auxiliares de vuelo intervinieron para ayudar. “La tripulación de cabina hizo un gran trabajo para calmar a la gente”, dijo Oakley al medio estadounidense.

“Fue un vuelo bastante tranquilo durante el 90% del trayecto”, declaró Oakley. “¡No fue hasta que salimos cuando vimos que faltaba el morro! Los pilotos hicieron un excelente trabajo para que todo fuera lo más tranquilo y seguro posible”, dijo Oakley.

Accidentes recientes

Aunque los aviones están construidos para resistir situaciones climáticas severas, incluido granizo, rayos y turbulencias, el mal tiempo puede causar graves daños y problemas a los pasajeros. De hecho, el impacto de los fenómenos meteorologico sobre la aviación civil se volvió un tema de actualidad en las últimas semanas, después que los que pasajeros de vuelos de larga distancia fueron arrojados por la cabina debido a fuertes turbulencias.

El primer episodio ocurrió el 21 de mayo último cuando un avión de Singapore Airlines debió aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Bangkok tras sufrir una turbulencia extrema. El accidente dejó un muerto y 70 heridos.

El otro incidente se reportó el domingo 26 de mayo a bordo de un Boeing 787 Dreamliner de Qatar Airways, que volaba desde Doha con destino a Dublín, en Irlanda. En este caso, el vuelo pudo llegar a destino, pero 12 personas resultaron heridas por una fuerte turbulencia, de las cuales 8 debieron ser hospitalizadas.

Los accidentes encendieron las alarmas mundiales sobre estos fenómenos meteorológicos y su posible vinculación con el cambio climático.

Compartí
×

 

Bienvenido/a a SLR

× Contactate con SLR